miércoles, 18 de julio de 2007

Operazione Paura (1966) - Mario Bava

Andaba últimamente con intenciones de comentar un film gótico, en la línea de los grandes relatos de Ambrose Pierce, Arthur Machen, M.R. James,...; relatos con sabios, científicos, arqueólogos, viejas casonas, ritos paganos, fantasmas, brujas y muerte. Con horror y misterio, con escepticismo y credulidad, superstición e investigación. Concretamente, iba a referirme a la gran adaptación de "Otra vuelta de tuerca", de Henry James, que es The Innocents (Suspense) de J. Clayton, con una soberbia Deborah Kerr y muchas ideas fusiladas malamente por "Los Otros"...

Las circunstancias, sin embargo, han hecho que acabe con un film, igualmente de horror gótico, pero más mediterráneo. Operazione Paura, también conocida como Curse of the Dead; Curse of the Living Dead; Don´t Walk in the Park; Kill, Baby, Kill; u Operation Fear, sigue en ese sentido el "manual" al uso. Tenemos brujería, muertes, fantasmas, una vieja mansión llena de telarañas, una cripta, algún pasadizo y un pueblecito con aldeanos. Y, junto a estos elementos, una historia en principio convencional: en un pueblecito empiezan a sucederse una serie de muertes extrañas en las que el común denominador es la presencia de una niñita de cabellos dorados, su "angelical" risa y un sobrenatural repicar de campanas.

Pero a pesar de los tópicos del guión, con la típica investigación de un doctor y un comisario que no creen en las supersticiones y la aparición de una bella y exuberante actriz, Erika Blanc, que condicionaría la aparición en el título de la palabra "operación" por causas comerciales, Mario Bava supone un paso más pese al empleo excesivo del zoom (a pesar de tener en muchos casos una función narrativa) y una extraña banda sonora.

Ya en una de las primeras escenas, partiendo de una tópica llegada en coche de caballos con advertencia del cochero incluida, un pequeño barrido acaba en un contrapicado del protagonista, que lo sitúa visualmente por encima de esas supercherías. Pero junto a esto y a numerosos barridos, en algún caso de casi 360º, picados y travellings (destaca uno en el que combina en un único travelling la primera y la tercera persona, es decir, de un travelling subjetivo, pasa a un plano objetivo), hay también juegos "voyeurísticos" y varias escenas en las que la imagen aparece encuadrada dentro de elementos arquitectónicos oprimiendo, de alguna manera, el ambiente.
A ello hay que añadir el cromatismo, ciertos leit-motivs visuales como la mano de la niña que se arrastra plasma en las ventanas o la sobrenatural pelota fluorescente que la acompaña de manera habitual. And last but not least las dislocaciones/distorsiones temporales e, incluso, paradojas espacio-temporales (el protagonista sale corriendo de una habitación, para a continuación entrar por el otro lado en un bucle continuo y acaba persiguiéndose a sí mismo), una de las cuales acaba siendo calcada por Lynch en "Twin Peaks". Pero no es el único director en el que se evidencia la influencia de este film, también algunas escenas de "Al Final de la Escalera" (P. Medak), de "La Última Tentación de Cristo" (M. Scorsese) o el capítulo de Fellini de "Historias Extraordinarias" están presentes aquí, por no hablar de otras numerosas películas de fantasmas, como las "orientales con niño/a muerto... Por cierto, como curiosidad y ejemplo de las coincidencias de las que la vida está llena, en un par de escenas aparece una escalera en espiral muy semejante a la que utilizamos para ilustrar el post anterior

Se trata, en definitiva, de un tradicional cuento gótico del que se apropia Bava a través de su estilo convirtiéndolo en algunos momentos en un hipnótico sueño o, mejor aún, en una pesadilla de poderosas imágenes.

8 comentarios:

Azid Phreak dijo...

No conocía su existencia. Lo malo es que creo que me voy a quedar así, porque la he estado rebuscando y no la encuentro "en mi proveedor habitual". ¿En castellano se estrenó con ese nombre?

Me encantaría verla...

Cineahora dijo...

A veces mediocre, otras genial. Este era Mario Bava, cuya obra maestra más reconocida aún es "La máscara del demonio".
Muy curiosas las influencias (o coincidencias) que pudo tener en las imágenes que crearon otros maestros como Lynch, Fellini o Scorsese. Habrá que intentar echarle un vistazo a este título.

Hatt dijo...

Creo que está inédita en España a pesar de ser una de sus más influyentes obras (lo cual no es poco teniendo en cuenta la existencia de otras como "Terror en el espacio", que prefigura a Alien, o "Bahía de Sangre", que lo hace con Viernes 13 y demás psychokillers...

En cuanto a disponibilidad, he tirado (bueno tiraron que fue un regalo de un amigo) de Amazon o similares... Concretamente aparece en "The Mario Bava Collection Volume 1" con otras cuatro películas más.

Y las influencias, por citar alguna van desde la pelotita a la que hacia referencia en el post que cae por una escalera como en Al final de la Idem, al agente Cooper persiguiéndose (o siendo perseguido por sí mismo) por la Logia Negra

Bueno, nos leemos.

BUDOKAN dijo...

Bava es uno de esos directores que despierta amores y odios por igual. A mi juicio es un grande del género y la que mencionas es una verdera obra digna de su talento. Saludos!

Marc Ambit dijo...

Pues me has dado unas ganas terribles de verla! Voy a buscar yo también por mi "proveedor" habitual, a ve si hay suerte y le echamos un vistazo. :-D

Gracias!

Lord Derfel Cadarn dijo...

Cantidad de estudios que habremos leído acerca de "supuestos" paralelismos de Lynch con otros grandes del cine, y luego no son más que pajas mentales del que se dedica a buscarle tres pies al gato o, simplemente, meras coincidencias. En el cine, como en la literatura y en el arte en general, está prácticamente todo inventado y casi siempre es inevitable que alguna escena, algún personaje o incluso algún argumento se parezca a algo que ya se haya hecho con anterioridad.

Versiones cinematográficas de "The Turn the Screw" se han hecho a patadas, la más acertada sea probablemente la que mencionas The Innocents , y las demás versiones no gozan de demasiada buena fama: "The Nightcomers", "Otra vuelta de tuerca" de Eloy de la Iglesia, "El celo", etc.

Discrepo contigo respecto a la película de Amenábar "Los Otros", creo que supo dar otra vuelta de tuerca al relato de Henry James y, por otro lado, él nunca renegó de sus influencias y de las reminiscencias de "The Innocents" y "The Changeling" en "Los Otros". En fin, que yo también le tengo manía al impresentable de Amenábar, pero cuando una película suya me gusta pues me la envaino y aplaudo el resultado de su trabajo.

Rosenrod dijo...

La imaginería visual de Bava es muy personal y potente, tienes toda la razón. Y no es nada disparatado hablar de las influencias que pudo dejar; al fin y al cabo, nadie nace ya inocente en esto del cine, que para eso llevamos más de un siglo encima.

Un saludo!

Lord Derfel Cadarn dijo...

No niego que Mario Bava haya podido influir en los directores de hoy. Lo que quise decir es que, en el caso de Lynch, se habían encontrado muchos paralelismos con la obra y el estilo de Buñuel, y resulta que al norteamericano le venía justo para saber quién era Luis Buñuel... como para que supiera entonces who the fuck is Mario Bava (aunque, todo es posible, claro).