lunes, 21 de mayo de 2007

Días Extraños

Últimamente el tiempo está raro. Desconozco si es el cambio climático, un año raro, una tendencia climática (¿o climatológica?) rara o qué otra cosa pudiera ser. Pero lo que llevamos de 2007 me confunde con su calor, su frío, con las lluvias torrenciales... Y en días raros como éstos, vienen a mi cabeza elementos también extraños. Acude la voz de Tom Waits, con su "Strange Weather"; vienen The Doors , ya sabéis Morrison y compañía diciendo eso de que "People are strange when you´re strange..." y para rematar la faena en estos días: "When you´re strange / Faces come out the rain / When you´re strange / No one remembers your name..." y todo ello en un disco que se llama, cómo no, "Strange Days".

Y con ellos resuena la voz grave, apocalíptica en ocasiones, de Nick Cave y sus Malas Semillas que continuamente nos recuerdan que quizás estos días no sean normales tampoco. Igualmente, la humedad, ciertos olores, los humos hacen pensar en otros días extraños, y no solo me refiero a los de Bygelow con una Juliette Lewis versionando a P. J. Harvey y con R. Fiennes con cara de atormentado, sino también a los de Blade Runner o a los de Nivel 13. Y esas distopías de Philip K. Dick y a ciertos momentos de William Gibson.

Aunque realmente no sé por qué, puesto que lo más cerca que recuerdo haber estado de vivir un momento así fue en el mítico "Café El Fishawy" -el famoso Café de los Espejos del Bazar de El Kalili, en El Cairo-, donde la mezcla de sonidos, voces, aromas, el reflejo de los numerosos espejos colgados a ambos lados de la estrecha calle, el movimiento de gente, los vendedores ambulantes, las ancianas que hacían tatuajes de henna,..., todo creaba un ambiente en el que sólo quedaba comprar animales artificiales y, tal vez, encontrar escamas de serpiente en una bañera y quizás soñar con amores ¿imposibles? y escapar de mi destino hacia ninguna parte. Si no siempre me quedarían los Paraísos Artificiales.

Tal vez lo que sucede no es que los días sean extraños, sino que lo extraño, lo ajeno, lo otro, seamos nosotros y por eso "nadie recuerda tu nombre"...

5 comentarios:

DOODDLE dijo...

Hay días muy extraños, hatt. Creo que todos estamos un poco perdidos últimamente sin saber a qué atenernos. Eso sí, no sé si achacarlo al cambio climático o a la primavera.

Un besazo mañoooo

m.lecter dijo...

Me quedaré con la cara de atormentado. Pero no me decido en qué desierto porque el tio (antes de aficionarse a las azafatas) andaba por allí con el Heródoto bajo el brazo para irse luego a plantar geranios...
y deja ya de waiting for the sun y mejor light your fire porque mañana ... ya sabes the end te parecerá una nana... con todo este break on through...

Lord Derfel Cadarn dijo...

Yo disfruté como un enano en el café de los espejos del Bazar de El Kalili, y no sólo por lo variopinto de la gente que había por ahí (compartiendo mesa con un abuelete idéntico al de Makinavaja q fumaba de la shisha como si bebiera agua, un vendedor ambulante muy freak que sólo sabía gritar "mini shishaaaaaaaaa", en falsete, etc.). Me pareció una experiencia única, me sentí en mi puta salsa, la verdad (únicamente le hubiera partido la boca a una compañera de viaje que no hacía más que comprar chorradas a todo el que pasaba).

Por lo demás, coincido plenamente con DOODDLE.

Por cierto Hatt, cuando evocas a Tom Waits, Jim Morrison, Nick Cave, Juliette Lewis versionando a P.J. Harvey y con R. Fiennes con cara de atormentado, William Gibson, Philip K. Polla... la verdad es que acojonas (además de que da vértigo leer tantas referencias juntas).

Un ósCulo!!

BUDOKAN dijo...

Hola, quería decirte que tu blog sigue genial como siempre y que te añadí a mis blogs favoritos en el mío. Saludos!

Hatt dijo...

Gracias, pero a ver si le meto algo de marcha porque últimamente tengo poco tiempo...