lunes, 24 de septiembre de 2007

Marcel Marceau 1923 - 2007


Esta vez le ha tocado a Marcel Marceau. Otro que es derrotado en el ajedrez de la vida. Pocos como él nos han sabido mostrar la poesía del silencio.
Admirador de Chaplin, en quien basó parcialmente dicho personaje (dicen que en una ocasión Marceau coincidió con éste en un aeropuerto y al conocerlo lloró), Keaton o los Marx, fue miembro de la Resistencia francesa y creador de un personaje inmortal, Bip.

Como señaló una vez el propio Marceau en una entrevista, en una frase que es casi un epitafio:
¿Acaso los momentos más conmovedores de nuestra vida no nos encuentran sin palabras?”.

6 comentarios:

Manuel Márquez dijo...

He de confesar, compa Hatt, que se trata de una figura (como tantas y tantas) de la que apenas si tengo más referencias que las de su estampa, tan única y archiconocida. Y, en cualquier caso, y sin ánimo de polemizar, yo no llamaría una derrota "ajedrecística-existencial" a morir con esa edad tan elevada, después de una vida tan rica e intensa a todos los niveles, y con ese grado de prestigio y reconocimiento: si hay algún sitio donde se pueda firmar algo así, que me digan dónde está, que me pongo en cola ya...

Un abrazo.

Hatt dijo...

Jajaja. Yo también lo firmaría, pero ciertos personajes famosos tienen como un halo de inmortalidad, que termina por romperse, aunque paradojicamente los inmortaliza.

Nos leemos.

P.D. Lo ví hace creo que cuatro años y una de las cosas que más me llamó la atención fue, además de su arte y expresión corporal que no era poco, la flexibilidad que mantenía a sus ochenta años...

Azid Phreak dijo...

Yo tuve la gran suerte de verlo en directo hace 10 años y fue una experiencia alucinante. Como bien apuntas Hatt la flexibilidad de este hombre a esa edad era algo extraordinario, tanto como la enorme expresividad que desprendía.

Sea como fuere, descanse en paz.

Alfredo dijo...

Como diría este gran genio:

...

BUDOKAN dijo...

Una pérdida triste que nos recuerda a un hombre que convirtió en arte una disciplina que hasta su aparición no estaba tan considerada. Saludos!

Rosenrod dijo...

Y sí... es una sensación curiosa, porque son esas personas que, en cierta forma, ya son inmortales, sin tiempo... y un buen día te enteras de que se han muerto.

Un saludo!