lunes, 12 de noviembre de 2007

Sesiones Dobles: Fresas Salvajes

De nuevo la muerte.

El argumento de esta película, bien conocido (y genialmente parodiado / homenajeado / admirado por Woody Allen), narra el viaje de un doctor que va a ser nombrado "Doctor Honoris Causa" en Lund, Universidad en la que estudió. Pero esta road movie, acaba siendo una road movie que está siendo permanentemente rebobinada. Es un viaje hacia adelante en el que constantemente se está mirando hacia atrás. El pasado está persiguiendo sin descanso al presente...

Como sucedía, pues, en la película precedente dentro de su filmografía, El Séptimo Sello, también incluida dentro de estas Sesiones Dobles - y sucederá, como en un reflejo, en la posterior "En el Umbral de la Vida"-, el cuestionamiento de la vida y la muerte, y su significación, articula el desarrollo de la película.

Pero si al hablar del Séptimo Sello señalábamos la belleza formal de algunas imágenes y la fuerza del principio, "Fresas Salvajes" no se queda atrás. De hecho momentos como el sueño que tiene el protagonista al poco de empezar este film está repleto de ambas cosas. Una ciudad vacía, con una arquitectura expresionista y casi extraída de un cuadro de De Chirico, un reloj sin agujas, un monigote, incluso una referencia a La Carreta Fantasma que dirigiera el propio Sjöström. Y a lo largo del film siguen apareciendo momentos igualmente poderosos: el reloj sin agujas de nuevo, una cuna que se recorta en el horizonte junto a un árbol retorcido y con pájaros revoloteando, un kafkiano examen/juicio,...


Kafka y Buñuel, Charles Dickens y su fantasma del tiempo pretérito (perfecto), expresionismo, pintura metafísica, surrealismo. Incluso Lewis Carroll tiene presencia en esas fresas salvajes que dan título a la historia y que transportan a esta nueva Alicia a un País también maravilloso, aunque mucho más espectral, ya que son las sombras de un pasado que nunca presenció las que lo habitan.

Y en el fondo (y en la superficie) un existencialismo, una búsqueda de respuestas antes de perder, de nuevo, la partida de ajedrez. Al final no somos sino el resultado de nuestros actos, espectros que viven de los recuerdos que hemos dejado a nuestro alrededor. Proyecciones de nuestras interpretaciones en la vida.
Aunque en este caso indultaremos al acusado...


Blogs participantes: Sesiones dobles (blog organizador), Books & Films, El diario de Mr. MacGuffin, Sesión doble, Fabrica de ilusiones, El espejo de los sueños, Arte y literatura, La mujer justa, Ojo de buey, Himnem, El lamento de Portnoy, Otros clásicos, La linterna mágica, Mitte, El dia del cazador, Marcovelez.net, Corten!!!, Rulemanes para Telémaco, Cinefilo-Compulsivo, Intramuros, Arricom y un servidor.

11 comentarios:

alicia dijo...

Si, creo que indultaremos al acusado, ya que se arrepiente (por muy tarde que sea) de haber dedicado tiempo a su trabajo y a los estudios y menos a su mujer o su hijo. Cierto que hay algo de Alicia en el país de las maravillas, es mas, el conejito blanco con su eterno "llego tarde" encajaría perfectamente en la película, donde tienen tanta importancia los relojes

m.lecter dijo...

Aparte de la belleza (o rarezas)de las cosas que envuelven al protagonista, me acuerdo de la belleza tan fria, tan pálida y tan hitchcockiana de Ingrid Thulin. y (¡como no!) del trabajador de la gasolinera...

Hatt dijo...

Ese cameo de un tipo que acaba de echar una partidilla con la muerte y que mide 1,94 cm, ¿no?.

En cuanto al calificativo de hitchcockiana, pues totalmente de acuerdo. Y más aún viendo la impasividad con la que cuenta su situación personal...

Nos leemos.

Natalia Book dijo...

Cierto. El sueño está a la altura de las mejores escenas de el 7 sello, una de las películas que mejor caracterizan a la muerte.
Saludos

Azid Phreak dijo...

Pues se que será una salvajada, pero yo no la he visto. He oído hablar maravillas de ella y en varias ocasiones he leído comentarios como los vuestros en los que se la compara con El Séptimo Sello.

Intentaré poner remedio a esta situación lo más pronto posible.

Hatt dijo...

Jajaja. Salvajada para nada Azid. Además, no es una película de las que ponen dos o tres veces al año...

Nos leemos.

ad dijo...

gracias por el link
yo también te añado
oye, me encanta este blog!

BUDOKAN dijo...

Qué bueno poder leer tu versión o mejor dicho visión sobre este film. La verdad que muy bueno el enfoque. Saludos!

El Mono Lito dijo...

Es la película más accesible de Bergman, lo que no es decir mucho, la verdad. Sirve bien como iniciación a la obra del sueco. Si la ves y no la soportas, no sigas con su filmografía.

jazzman dijo...

Muchas gracias por tus aportaciones como siempre con un gran nivel. Contamos contigo para la siguiente.

Saludos!

Manuel Márquez dijo...

Excelente reseña, compa Hatt, y excelente el proyecto este de las Sesiones dobles (al que me encantaría, también, engancharme, pero complicado lo tengo, con tan poquito tiempo...).

Un abrazo.