viernes, 15 de junio de 2007

Carretera Perdida - David Lynch

El otro día me decidí a volver a ver esta película. Hacía tiempo que me apetecía pero no encontraba el momento adecuado. Es decir, soy partidario de que para ver una película hace falta tener ganas de verla y, además, conseguir la atmósfera correcta. Quizás algún día escriba más sobre estos temas que a veces al comentarlos hacen que parezca un maniático, pero, en definitiva, se pudo dar dicho momento. Así que, como un personaje de novela (toma pulla a Murakami) me preparé un wiskey con hielo, bajé la luz y se abrió ante mi una carretera oscura que trazaba una línea recta, mientras una voz me sugería que estaba loco. Era Bowie cantando Deranged...

A partir de ahí se inicia un gran película, inclasificable en género, a no ser que el término lyncheano exista ya, en el que no sólo la trama importa, sino que también, como sucede en otras muchas de sus películas y series, importa el clima que crea y como lo crea. La música, con esa variabilidad estilística que abarca de Angelo Badalamenti a Trent Reznor, incluyendo al mencionado Bowie, a Lou Reed, Antonio Carlos Jobim o, incluso, a Rammstein y a Marilyn Manson con su versión del I put a spell on you de Jay Hawkins, que ya comentamos...
Y junto a ello, la peculiar y característica manera que tiene David Lynch de rodar y "narrar" al contarnos la historia de un saxofonista, Bill Pullman y su Mujer (así con mayúscula), Patricia Arquette. A partir de ese punto de partida y de elementos cercanos a una historia de terror se desarrolla una trama influenciada también por el cine negro...

Nota: A partir de aquí probablemente habrá spoilers...




Lynch, como hará posteriormente en Mulholland Drive, va a proponer un juego, un rompecabezas en el que está en nuestras manos el recomponerlo o no, el entrar en él o simplemente, en otra opción igual de válida, sumergirnos en sus imágenes, sonidos, voces, gestos, miradas..., con esa carretera perdida como leit-motiv que se repite en la película y que quizás no sea sino una visualización de la mente del protagonista.
Y en este deconstructivismo fílmico hay lugar para una rubia-morena, mafiosetes, pornografía, glamour, lujo, humor lyncheano, desdoblamientos de personalidad, manipulación de los recuerdos, personajes imaginarios (o no) ... y Mistery Man, el Hombre Misterioso. Por haber, hay hasta unas cortinas rojas como de terciopelo...


Qué grande es Lynch...

12 comentarios:

Azid Phreak dijo...

He leído hasta el aviso de spoilers.

No se las veces que habré empezado a verla y aún no he logrado acabar de hacerlo. Tengo una especie de relación amor/odio con esta película. Me gustaría tener al lado a Lynch explicándomela o dándome pistas para componer mis ideas mientras la veo ¿habrá una versión con audiocomentarios?.

La banda sonora, como apuntas, me parece simplemente espectacular.

Me encanta Lynch, pero, como bien dices, hay ciertas obras que hay que verlas sin prisa y con una predisposición especial.

Tu comentario me ha animado a intentarlo de nuevo. Esta vez lo consigo ;-)

BUDOKAN dijo...

Tremenda película quizás para mí la mejor de Lynch. Un guión realmente original para reflexionar sobre temas tan cinematográficos como la infidelidad. Todo con la mirada de un noir demoníaco. Saludos!

Hatt dijo...

azid, si quieres una explicación simple y gruesa, sin apuntar casi nada (o todo): como Mulholland Drive pero estructurada a la inversa.

Nos leemos.

Hanami dijo...

Hombreeee... algo que puedo comentar!

Pues ayer mismo me vi Mullholland Drive con Javi, y la verdad es que no está mal. Una fumada, eso sí, y algo rebuscada porque la verdad es que todo se podría haber explicado de manera más normal.. pero entonces no sería tan original, no??

A ver cuando veo esta, y a ver si la entiendo (que la otra la entendí a la primera... más o menos... :P)

Manuel Márquez dijo...

Compa Hatt, ésta es una de las que tengo pendiente de Lynch, aunque, por lo que cuentas, ya veo que es, poco más o menos, más de lo mismo (con la excepción de Una historia verdadera, una rara avis en su filmografía...).

Por cierto, muy curiosa, e interesante, la reflexión acerca de las circunstancias, el entorno, en que y cómo se ve una peli... tema que daría para escribir miles y miles de líneas. A mí era una cuestión que también me recocía mucho hace tiempo; hoy día, con un pequeñín en casa, ya ni me lo planteo: las pelis (salvo las de dibujos animados) se ven cuando se puede y como se puede. Y gracias...

Un abrazo.

Lord Derfel Cadarn dijo...

¿Lynch "más de lo mismo"? Reconozco que el surrealismo y lo "bizarro" suele ser una constante en su cine (salvo en 'El hombre elefante', 'Dune' y 'Una historia verdadera'). De la misma manera, reconozco que 'Lost Highway', 'Mulholland Drive' y 'Inland Empire' guardan quizás demasiadas similitudes. Pero el Cine de Lynch es demasiado rico y esta película es lo suficientemente notable como para decir sin más que es "más de lo mismo".

"Más de lo mismo" es la bazofia que nos trae la maquinaria de Hollywood, por ejemplo. 'Twin Peaks' no es más de lo mismo. 'Terciopelo Azul' tampoco es más de lo mismo. 'Cabeza borradora' es de todo menos más de lo mismo...

Hace unos meses hice un comentario/paja mental acerca de las posibles formas de comprender Lost Highway:

http://elblogdelordderfel.blogspot.com/2006/10/carretera-perdida.html

Saludos Hatt!!

Manuel Márquez dijo...

Compa Lord Derfel, revisando mi comentario, y a la luz del tuyo, detecto que, efectivamente, no me he explicado bien. Ese "más de lo mismo" quería hacer referencia a la propia filmografía de Lynch, no al cine en general; supongo que, visto en ese contexto, la expresión cobra un sentido completamente diferente, más en línea con lo que tú apuntas, y con lo que estoy básicamente de acuerdo (a mí el cine de Lynch -al menos, lo que le he visto- me gusta bastante).

Eso sí, también te puedo decir, y me imagino que también te consta, que son muchos los que tienen una consideración bastante diferente del cine de Lynch, al que consideran un "pajero mental irredento", cuyas pelis tienen como único objeto el autorregodeo y el ombliguismo más vergonzante (y, sinceramente, no sé muy bien cómo rebatirles tales consideraciones, porque también tienen bastante fundamento). En fin, que el muchacho, indiferente, lo que se dice indiferente, no parece que deje a nadie que se acerque a su cine...

Un abrazo.

Hatt dijo...

A falta de ver Inland Empire, sí que es cierto que la repetición en las estructuras (y casi en el concepto) es una pega que hay que achacar a Mulholland Drive.

Es decir, dejando aparte el hecho de que sensorialmente aporte más que la mayoría en muchas ocasiones, también es cierto que la repetición, el autoplagio es una limitación objetiva, porque no es que como por ejemplo Hawks coja una estructura y la reutilice tras un tiempo con diferentes fines (Río Bravo y Eldorado), sino que repite en poco tiempo sin aportar en ese sentido ninguna novedad significativa.

Nos leemos.

Lord Derfel Cadarn dijo...

Lo de que Lynch se repite a si mismo, repito yo también, sólo lo veo en esas tres películas que mencioné antes (y se repite, pero hasta cierto punto).

El autorregodeo y el ombliguismo del señor Lynch es algo de lo que le acusa mucha gente... curiosamente suelen ser los mismos que aseguran que películas como 'Mulholland Drive' o 'Lost Highway' carecen de sentido, así que... partiendo desde ese prisma, poco más se puede opinar de Lynch. En cualquier caso: LIBERTAD DE EXPRESION FOREVER!!

Hatt dijo...

El problema es que coincide en las últimas películas que ha dirigido...

(Y ya sabes que soy fan de Lynch)

Lord Derfel Cadarn dijo...

Ah, pues yo no soy fan. Sólo me cae simpático porque me recuerda físicamente a mi tio Ignacio...

m.lecter dijo...

hmmm no voy a opinar ni del director, ni de la peli que la tengo encima de la mesa en una cajita preciosa...pero aún no me atrevo, sinceramente. sólo sé que una persona que ha sido capaz de crear algo como Twin Peaks ya se puede ser considerada un genio o al menos una mitad del genio. el enano bailando (¿?)con el fondo de cortina roja de terciopelo... aunque mi personaje favorito era la vieja con su tronco de madera...