domingo, 27 de abril de 2008

Inland Empire - David Lynch

Tras una semanica ausente por motivos labores, y totalmente asilvestrado por el entorno natural en el que me he visto situado, he decidido aplicarme un tratamiento de choque extremo. Es por ello que haya acabado por ver una película que tenía pendiente desde hace tiempo y a la que le tenía muchas ganas (y que además me resulto imposible verla en el cine porque en una ciudad como Zgz, o Zeta que diría Manuel Vilas, únicamente la estrenaron en la Filmoteca, por lo que estuvo un par de días en "cartel").


Como comentamos en alguna ocasión, para ver una película de Lynch, salvo excepciones, hay que tener el momento adecuado. Esta circunstancia, que se aplica a otros películas o, incluso, a géneros (ver una de terror a las 12:00 a.m. con el sol entrando por la ventana suele hacer que se pierdan puntos), es otra de las causantes de que haya tardado un cierto tiempo en verla. Pero como decía hay que elegir el momento, especialmente en este caso porque son 3 horas de película y porque no se caracteriza, precisamente, por su ligereza.

Nada más empezar queda patente que no va a ser una camino sencillo. Lynch lanza un órdago, pone cara de póker y canta las 40. Y ahí el espectador tiene que elegir entre dejarse llevar por las imágenes, los sonidos, las luces y las sensaciones o, por el contrario, se trata de aferrar desesperadamente a la línea argumental. Es una apuesta radical de Lynch, un doble o nada en la que retoma elementos apuntados en Carretera Perdida y en Mulholland Drive y los extrema. Es por ello que la segunda opción resulta un suicidio. Para apreciar esta película tienes que deshacerte de los prejuicios, de los atavismos, y dejarte llevar por la marea visual y sonora que plantea Lynch.
Entrar a analizar o comentar el argumento resta puntos al carné de cordura que cada cual tenemos, nos desliza hacia el filo de nuestra navaja de afeitar (como el caracol de Kurtz), hace que nos asomemos a profundidades que, quizás sería mejor no contemplar. Yo al menos no me atrevo, mi osadía no es tal, pero para aquel que tenga una mente poderosa y sana puede en la propia página de Lynch, dentro de la sección Inland Empire, revisar el foro en el que se discute sobre sus posibles significados.

¿Y qué tal está la película?. Pues personalmente, y teniendo en cuenta que Lynch me "pone" bastante, me ha gustado, aunque quizás sin llegar al nivel de Carretera Perdida. De cualquier manera quien se atreva o quiera enfrentarse a ella, no se encontrará una película fácil. Lo que sí encontrará será una magnífica actuación de Laura Dern (aunque a mi nunca me ha convencido como actriz) y de un buen reparto (Jeremy Irons, Justin Theroux, Julia Ormond, Harry Dean Stanton, además de varios actores polacos). Encontrará una realización peculiar, asfixiante, con unos primeros planos que llenan la pantalla de una forma obsesiva, imágenes recargadas, picados, contrapicados y pequeños reencuadres de efecto perturbador. Encontrará obsesiones, proyecciones, flash-backs y flash-forwards, contemplados desde fuera por algún integrante de la acción. Putas, muertes (reales o simbólicas y, probablemente, freudianas), fragmentos y escenarios de una pseudo sit-com con extraños conejos antropomorfos (procedentes de una serie que hizo anteriormente), números musicales, un montaje a veces sincopado, situaciones surrealistas, tensión, sensaciones. David Lynch bucea en los sueños y en el subconsciente y nos lleva a mundos oníricos, que se tiñen progresivamente con la oscuridad de las pesadillas. También una bella banda sonora con una canción de la gran Nina Simone en unos extraños y peculiares créditos finales o con una bella melodía de Crysta Bell y el propio Lynch que me recuerda tanto a la mítica "Song to the Siren" de Tim Buckley como a alguna de las canciones de Badalamenti para "Twin Peaks".
Y, casi como si de un monográfico involuntario se tratase, encontrará igualmente la memoria y los recuerdos, verdaderos o falsos. La mezcla entre ficción y realidad, confundiendo la sucesión de los acontecimientos. A la vez que nosotros intentamos jugar con ese rompecabezas cuyas piezas nos va dosificando o, en ocasiones, descolocando, Lynch, el propio personaje de Laura Dern no recuerda el verdadero orden de su pasado. De repente es el futuro, pero en ese futuro acaba contemplando el pasado...


En definitiva, onírica, mágica, inquietante y surrealista, en la que no queda claro del todo que es lo real y que no lo es. Con detalles que recuerdan tanto a las películas mencionadas antes, como incluso a Twin Peaks, con personajes extraños y cortinas de terciopelo rojo... Aunque eso sí, hay que estar preparado para participar en la experiencia.

Nos leemos.

7 comentarios:

39escalones dijo...

O sea, más Lynch que nunca. Hay que vitaminarse y mineralizarse para echarle un ojo al cine de este hombre, pero casi siempre son experiencias inigualables y gratificantes.
Saludos

Hatt dijo...

Pues sí, Lynch al cubo. Pero ya se sabe a lo que se enfrenta uno (salvo "historias" que son una "verdadera" excepción...

Un saludo.

Lord Derfel Cadarn dijo...

O salvo El hombre elefante, que también tiene un planteamiento básicamente tradicional.

Por cierto, no tenía el placer de conocer a la gorrina esa de Masumi Max; así que tampoco sé en qué momento de la pinícula sale ¿Es alguna de las frostis frutas?

Oye y... ¿a que se pasan buenos momentos de escalofrío viendo este y otros filmes de Lynch?

FLaC dijo...

Fantástica peli y fantástica entrada: con lo del carnet de cordura me he retrotraido mis tiempos de jugador de Chthulhu.

Personalmente y debido a mi experiencia anterior con Lynch creo haber seguido la línea argumental mejor que en otras ocasiones, pero nunca se sabe...

(fantástica recuperación de Justin Theroux, memorable alter-ego de Godard en Mulholland Drive al que solo veo en pelis de Lynch).

Hatt dijo...

De acuerdo en lo del actor, pero sobre la línea argumental, ufff, no sé, no sé (aunque sí que se puede interpretar como otras de sus películas y elegir quedarte con la que más te interese, me parece que es un punto más compleja).

Azid Phreak dijo...

Yo con Lynch me siento tonto por completo. Me gustó Corazón Salvaje, disfruté como un loco con Twin Peaks y estoy completamente enamorado de Una Historia Verdadera, pero desde Carretera Perdida siento que no "lo pillo". Intento entenderle pero no puedo. No digo que sea malo o que no me guste. Simplemente digo que no se que quiere transmitirme y eso, aparte de inquietarme con sus enanos y escenas oníricas, me desconcierta hasta el punto de evitarle.

Siguiendo una vez más las recomendaciones aquí vertidas, seguiré tu consejo amigo Hatt e intentaré una vez más (con todas mis fuerzas) comprender al papá de Laura Palmer.

Un saludete.

Hatt dijo...

Hombre, Azid, planteaté que Carretera Perdida, Mulholland Drive e incluso este Inland Empire los puedes interpretar en la misma línea. En ese sentido es algo decepcionante, aunque radicalice la propuesta.

De todas formas, puedes probar a ver Mulholland Drive conociendo la interpretación que se le da. Y de ahí saltar de nuevo a Carretera Perdida y en un mortal a Inland Empire. Verás que no es tan complejo como quiere parecer, pero que el poder de sus imágenes, a pesar de todo, permanece...

Un saludo y un placer leerte de nuevo por aquí.