martes, 31 de julio de 2007

Michelangelo Antonioni 1912 - 2007



Si ayer fue la noticia de la muerte de Bergman, hoy ha sido la de Antonioni. Otro grande. La Aventura, La Noche, El Eclipse, El Desierto Rojo, Zabriskie Point y, así hasta las recientes Más Allá de las Nubes o su fragmento de Eros. Desarraigo, irrealidad, confrotación con el mundo real.

Aunque para mi siempre será Blow Up, la obsesión/reflexión por y sobre la imagen y el Swinging London. Y, por supuesto, ese final mágico e indescriptible, esa sensación de irrealidad real, David Hemmings y Vanesa Redgrave...

En cuanto pueda me programaré una sesión doble: Fresas Salvajes / Blow Up. Por suerte siempre tendremos sus obras. Como se pensaba en el mundo romano, éstas son las que dan la auténtica inmortalidad.

Hasta la vista.

4 comentarios:

marcbranches dijo...

Me pregunto qué serán capaces de hacer estos dos, Ingmar y Michelangelo, con las infinitas posibilidades de contar historias que les va a dar el cielo... A Dios le ha dado un ataque de cinefilia.

m.lecter dijo...

Me quedaré con el septimo sello y con la Muerte jugando a ajedrez, un pintor con sus frescos primitivos y maravilloso max von sydow* (este humilde trabajador de la gasolinera en Fresas salvajes). y a proposito de antonioni sí que estoy de acuerdo contigo - el Blow up con su mundo tan irreal reflejado en modelos famélicas, la prepotencia artística del fotógrafo, esta misteriosa mujer y la mano más bien adivinada en la hierba verde...otros dos han perdido la partida de ajedrez.
*192 cm....

Hatt dijo...

Sí, últimamente parece que estén jugando partidas simultáneas...

P.D. Estás mal de la cabeza.

BUDOKAN dijo...

Parece que se han ido juntos y de golpe y encima no nos han dado tiempo de dedicarle unas palabras a cada uno por separado por la proximidad de los acontecimientos. Una pena para la historia del cine que los recordará con clase. Saludos!